Perfiles
Guillermo del Toro premiado por la lealtad a sus fantasías
13-09-2017

Por: Staff OchoTv.com

Tapatío, el director de cine Guillermo del Toro nació el 9 de octubre de 1964. Hoy y a lo largo de su carrera, nos ha enseñado una lección importante: apostar siempre por las fantasías personales, aunque éstas parezcan haber sido olvidadas por el mundo exterior.

 
El sábado pasado, su cinta La forma del agua ganó el León de Oro a la mejor película de la Mostra de Venecia, convirtiéndose así en el primer mexicano en recibir un premio de este tipo. Su discurso de agradecimiento giró entorno a mantener la convicción en lo que se cree, aunque sea en los monstruos.
 
 
“Tengo 52 años, peso 130 kilos y he rodado 10 películas. Pero hay un momento en la vida de todo narrador en que lo pones todo en riesgo para hacer algo diferente”.
 
 
Recuerda que sus primeras influencias cinematográficas fueron tanto el trabajo de Mario Brava como exponente en el cine de oro italiano de horror y de Riccardo Freda.
 
Con salsa catsup y pequeños muñecos de “El planeta de los simios”,  hizo sus primeras filmaciones en stop-motion, al formato Super 8 con la cámara de su padre, Federico del Toro, un hombre dedicado a la venta-compra de autos que terminó por apoyar a su hijo, ante su evidente falta de interés por el negocio familiar. Su padre, de quien podría decirse que se subió a la monstruosa travesía compartida con su hijo, financió su ópera prima:  “La invención de Cronos”.
 
A la edad de 15 años, reunía a sus amigos y familiares para hacerlos parte de sus aventuras fílmicas: eran el cast y el crew. Para mejor ejemplo está la señora Guadalupe del Toro, madre de director y protagonista de los cortometrajes “Matilde” y “Geometría” (1987) éste con un presupuesto de 2 mil 500 dólares, primeros coqueteos de Guillermo con el gore y el horror.
 
Posteriormente estudió maquillaje y efectos especiales en Estados Unidos, donde aprendió del maquillista de la película “El exorcista”, Dick Smith. En México fue pionero en la industria de efectos especiales con Necropia, su propia compañía con la que brindó servicios para películas, series de televisión y hasta comerciales.  
 
Su primera gran obra fue en 1992: “La invención de Cronos”, para la cual echó mano de toda Necropia, es decir 15 personas en nómina. Todos los objetos de utilería y arte que se muestran a cuadro durante la película fueron elaborados de manera artesanal por joyeros y escultores.
 
Sacar esta película significó todo un reto financiero, pues no sólo fue una de las producciones fílmicas más caras del cine mexicano, con 1.5 millones de dólares, sino que para conseguir esa meta, el propio del Toro tuvo que hipotecar su casa, pedir préstamos bancarios con intereses del 120 por ciento y vender su camioneta.
 
Al final los laureles llegaron, con siete premios Ariel y el reconocimiento Mercedes-Benz en el Festival de Cannes, su catapulta a Hollywood quedó dispuesta. Lo siguiente sería “Mimic” en 1997.
 
Para el 2001, parecía que el dinero ya no era un problema, atrás habían quedado sus grandes deudas e incluso encontró en El Deseo, la casa productora del español Pedro Almodóvar, financiamiento para su nueva película “El espinazo del diablo”.
 
Un año después participó en la segunda entrega de la película de vampiros, Blade, y en 2004, ya bien instaurado en Hollywood nació Hellboy.
 
También ha incursionado en la escritura más allá de los guiones, en 2009 escribió junto con Chuck Hogan la novela de vampiros, “Nocturna” que se convirtió en trilogía con las novelas posteriores “Oscura” y “Eterna”, lanzadas en 2010 y 2011.
 
Si bien su trabajo se ha mantenido fuera de México, no se ha desprendido del país, posee firmes opiniones políticas, por ejemplo respecto al presidente Enrique Peña Nieto, cuyos mensajes de felicitación ha expresado que no le terminan de agradar del todo. Pero finalmente su inclinación política está muy alejada de las instituciones:
 
“En este momento, nuestra primera acción política debería ser escoger el amor por encima del miedo” ha explicado bajo la idea de que el cine fantástico es, finalmente, un género político.
 
El León de Oro, su último premio se lo ha dedicado a cualquier director mexicano o latinoamericano que sueñe con rodar algo en el género fantástico “como parábola y esté enfrentando a alguien que le dice que eso no se puede hacer. Sí se puede” afirmó alzando su reconocimiento como mejor muestra de ello.
 

 

Comentarios
Mapa del sitio
© Todos los dererechos reservados Ocho TV 2017
Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual. De no existir previa autorización por escrito de OCHO TV, Quiero Media S. A. de C. V., queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (De manera descriptiva pero no limitativa, a los logotipos, diseños, contenido, texto, fotografías, audios, videos, etc.). Si desea hacer uso de cualquier contenido de OCHOTV, por favor comuníquese a las Oficinas de OCHO TV, al 37 70 00 85. Gracias.