Opinión
Opinión más reciente
16-06-2017
"IGUAL, desde USA 1994..."
Victor González "El Niño"
'LA PLUMA del NIÑO'
 
DESDE 1994, en Estados Unidos, hace 23 años; no hemos logrado avanzar en las últimas 5 ediciones de la Copa del Mundo. Los resultados, siguen siendo los mismos que en esa edición en la Unión Americana.
 
Ahí, bajo el mando del doctor Miguel Mejía Barón; México respiró, uno de los aires de gloria, pero también quizá uno de los mayor frustración. El equipo mostraba personalidad, fútbol, experiencia; y tenía a  favor el jugar prácticamente en casa.
 
En ese Mundial se le ganó a Irlanda y se logró empatar con una de las últimas grandes generaciones de la Selección Italiana. Se llegó ante una Bulgaria, que fijaba sus esperanzas en prácticamente un solo hombre: Hristo Stoichkov, su figura.
 
A los búlgaros se les tenía en la lona, cansados, sin mucho a qué apostar, pues habían agotado sus cartas. Lo mejor para ellos, ante el desgaste y el calor, tras tiempos extras, con un México más poderoso; era llegar a una instancia donde todo fuera más parejo: los penales.
 
Fue ahí, en ese Mundial, que comenzó el mito de los famoso y malditos penales para México. Ahí, nos quedamos a un paso, con un gran equipo, de poder hacer historia en las Copas del Mundo de fútbol.
 
Desde ahí, se han venido, diversos y distintos escenarios: el gran grupo de Manuel Lapuente; el prometedor equipo de Ricardo LaVolpe y el seleccionado de Aguirre; lleno también de muchas ilusiones.
 
Sin embargo, y aunque hoy en día, son más los mexicanos que están en Europa; creo que ninguno se ha acercado al peso que llegó a tener Hugo Sánchez en lo individual; y en lo colectivo, hoy los grupos no tienen líderes, como esos grupos.
 
Gente con la personalidad de Alberto García Aspe, Claudio Suárez, Nacho Ambriz, Luis Hernández, Cuauhtémoc Blanco; hoy, no están siquiera cercanos.
 
Futbolísticamente y quizá mentalmente el jugar ha evolucionado; pero se ha pedido eso que también nos marcaba: el temperamento de los mexicanos.
 
Hoy México presume nombres, por de ellos consolidados en Europa, y los que quizá en mejor momento están, se han quedado en la banca ó fuera, por el pecado de jugar en México. Ha sido factor.
 
Aún así, muchos siguen hablando de esta, como la generación dorada, misma que ya se quedó fuera de un Mundial, que fue goleada históricamente, pero que exige un trato diferente, solo por el simple nombre.

 

 

 

Comentarios
Más opiniones
" Inseguridad y pretextos"
"¡¡EHHH... UTO!!"
"A un año de la Copa del Mundo de Rusia 2018"
"Todos unidos al grito de ¡fraude! Pero..."